martes, 9 de septiembre de 2014

¿Dónde están los dioses del pasado?

El logotipo de la pirámide inacabada con el ojo en la cima es muy antiguo y ya era usado en la antigua Mesopotamia. Hay unas connotaciones que nos indican que una serie de fuerzas ajenas y ancestrales, que desaparecieron en un momento de la Historia, continúan hoy día entre nosotros. ¿Dónde están todos esos dioses del Pentateuco? ¿Dónde están todos esos dioses de la Torá? ¿Dónde están todos esos antiguos dioses Incas y Sumerios? Allí donde uno vaya se encuentra con una gran cantidad de deidades que de la noche a la mañana han desaparecido, dejando a sus pueblos en la más absoluta soledad. Aparte si cada cultura representó a sus dioses con cierto aspecto y forma es porque tenían la capacidad de verlos, probablemente. Cuando dibujaban al ganado lo hacían con bastante fidelidad, cuando dibujaban a los hombres y a las mujeres lo hacían muy bien. Entonces, ¿que nos hace pensar que cuando dibujaban a los dioses los estaban inventando? No tendría ningún sentido. Esa gente podía verlos. Los dioses interactuaban con los Humanos.



 Y esas fuerzas, esas entidades no se han ido, no nos han dejado a nuestro libre albedrío, están ocultas, y hay que saber reconocerlas. El Humano convivía con los dioses. Pero ¿porque ahora no podemos verlos si siguen existiendo? Pues el Humano tiene olfato, gusto, oído, vista y tacto, y según la Física moderna, con estos sentidos solo percibimos el cinco por ciento de lo que hay. El Humano ha perdido la esencia, nos pasamos la vida luchando contra lo que no deberíamos luchar, competimos contra aquel que tenemos al lado, contra el que está más allá, cuando conducimos, cuando estamos en el trabajo, tal vez con nuestros amigos al intentar mantener una postura competitiva. Buda decía que aquel que lucha constantemente está muerto; y esto lo dijo hace 2700 años. Por eso el nunca entraba en este tipo de discusiones ni debates para tratar de mantener su postura. Y así pasamos nuestra vida, miramos a la izquierda y a la derecha, perdemos el horizonte de lo que tenemos mientras nos estamos embruteciendo. Hemos perdido sintonización con muchas cosas que están ahí frente a nosotros y que no somos capaces de verlas por haber perdido ciertas cualidades. Solo mirar nuestro entorno, cemento, cristal; es totalmente antinatural. Y lo más triste no es para un adulto, lo más triste es que nuestros niños están viviendo en un entorno en el que no encajan, y es duro aceptarlo. No estamos haciendo a hombres y mujeres, estamos haciendo consumidores, gente productiva, votantes, pero no a hombres y mujeres. Eso se ha perdido. Habría que recuperar muchas esencias que hemos dejado atrás hace ya mucho tiempo. Todo esto forma parte de un plan “maquiavélico”. Hemos hablado ya en otros artículos de los vectores que siguen las fuerzas políticas, ese ente que llaman Mercado, todo eso pertenece a esa fuerza que está por encima de nosotros. La liberación no se busca a nivel grupal sino personal. Intentar luchar contra esas fuerzas que nos sobrepasan en número, en inteligencia, en conocimiento y en tamaño es absurdo. Es como si una mosca intentase vencer a un gorila, no se puede. Entonces la victoria está dentro de uno mismo. Hablo de apertura de corazón y apertura de mente.
Hasta la próxima.
SuperFeRaD

ARTICULOS RELACIONADOS:
El mundo intraterreno
¿Vió el profete Ezequiel una nave espacial?
¿Eran los dioses de la antiguedad seres extraterrestres?
Los antiguos dioses del espacio
¿De dónde venimos?

0 comentarios:

Publicar un comentario